10 de septiembre de 2014

Relato: mirando por la ventana.

Os dejo este relato con el que participé hace algún tiempo en un concurso literario en el que nos daban el principio del relato (que aparece destacado).



Llueve mansamente y sin parar, llueve sin ganas pero con una infinita paciencia, como toda la vida. Miro por la ventana hacia el horizonte. Cierro los ojos. Pasa el tiempo: horas, minutos, segundos. Abro los ojos. Ya no llueve. Cojo una chaqueta y salgo al jardín. Empiezo a correr. Disfruto de la maravillosa sensación del viento en mi cara. Me siento libre. Noto unas gotas de agua sobre mi rostro. Vuelve la lluvia, pero no me importa. Al cabo de un rato decido entrar. Vuelvo a mirar por la ventana, y ante mis ojos diminutos diamantes caen del cielo. Estoy abstraída en mis pensamientos cuando suena el timbre. Eres tú, y me traes un precioso vestido con increíbles bordados. Soy feliz. Me siento como una princesa. Subo a probarme el vestido, pero al llegar a la habitación me tiro en la cama. De repente me siento cansada. Cuando me levanto ya no estás. Busco el vestido, pero ha desaparecido. Miro por la ventana, y hace sol. Puede que todo haya sido un sueño, o puede que no.

2 comentarios:

¡Deja tu comentario!