23 de abril de 2013

De viaje.

Cuando por fin se decidió, metió todo apresuradamente en la maleta; ya tendría tiempo de colocarla bien.
Procuró que no se le olvidase nada, a pesar de las prisas, y paró al primer taxi que pasó por delante de su casa.
El taxi le llevó al aeropuerto, y alí compró un billete de última hora. Tuvo suerte. El vuelo salía media hora más tarde. Facturó todo y a continuación se dirigió a la cafetería. Tomó algo, para pasar el tiempo.
Poco después ya estaba en pleno vuelo, con destino a Rusia, sin saber qué sorpresas le podrían esperar.
El día anterior había recibido un extraña carta anónima con instrucciones.
Si quería saber algo sobre la repentina desaparición de su madre una semana antes, tenía que hacerlo.
Cuando por fin llegó, reservó habitación en un modesto hotel con el dinero que había junto con las instrucciones.
Al día siguiente, más concretamente a las diez en punto de la mañana, fue con paso apurado hasta un anticuado edificio cercano al hotel, sin saber qué le tendría reservado el destino.
Aquello parecía una pesadilla irreal, o una película: primero la desaparición de su madre, después la extraña carta, y ahora aquel edificio.
Pero, al contrario que en las películas, nuestro personaje se arrepintió en el último momento, pero no os diré cómo acaba esta historia: tendréis que dar rienda suelta a vuestra imaginación.

1 comentario:

¡Deja tu comentario!